Historias de zapatos

En este cuento de hadas, Perrault pone palabras en la boca de un gato, a la manera de las fábulas de Jean de la Fontaine: “No se preocupe, amo, todo lo que tiene que hacer es darme un saco y hacerme un par de botas para entrar en la maleza y vera que no esta tan mal de dinero como piensa.”gato_botas

Como única herencia del hijo mas joven del molinero, este comedor de ratas y ratones asume la apariencia de un hombre cuando se pone las botas.

“Cuando el gato recibió lo que había pedido, se puso valientemente las botas, se echo el saco al hombro,tomo las cuerdas con sus dos patas delanteras y partió hacia un terreno de caza donde había muchos conejos.”

Las botas eran para las expediciones de caza y para protegerlo de la maleza, pero resultaron un estorbo para subir techos y escapar de un ogro convertido en león.

“El gato estaba tan aterrorizado de ver un león en frente, que salto inmediatamente en las canaletas ,cosa muy difícil y peligrosa de hacer cuando se llevan botas que no están hechas para caminar por los tejados”.

A diferencia de las botas funcionales de siete leguas de Pulgarcito, diseñadas para usarse para grandes distancias, las botas del astuto gato estaban adaptadas a su papel de hábil estratega, que hizo que su amo empobrecido se convirtiera en el Marques de Carabas, un rico hacendado lord, además yerno del rey.