Historias de zapatos

san_crispin

Crispin y Crispiniano fuero dos hermanos de una familia de aristócratas romanos que se convirtió al cristianismo bajo el reinado de Diocleciano (245-313).El papa Caius (283-296) les dio la tarea de convertir a las Galias y en 285d.C se asentaron en Soissons para trabajar como zapateros y predicar la palabra de dios. Cuando el general romano Maximiano Hercúleo les pidió que renunciaran a su fe y veneraran ídolos paganos, los hermanos se negaron, lo que dio inicio a una persecución frecuente y cruel. Fueron flagelados, picados con leznas, quemados con aceite hirviente y plomo fundido y finalmente arrojados al río Aisne con una rueda de molino alrededor del cuello. Entonces ocurrió un milagro: la piedra se aflojo y los zapateros alcanzaron la otra orilla sanos y salvos, y alabando a dios. Cuando Maximiano recibió la noticia, mando a que les cortaran la cabeza, lo que fue llevado a cabo en el año 287.

Aunque los restos fueron dejados a los buitres, los cuerpos de los zapateros permanecieron intactos; dos viejos mendigos les dieron a los mártires un entierro apropiado. En 649, el obispo de Soissons, llamado Anserik, movió los restos de los dos hermanos a la cripta de su basílica, que posteriormente se conoció como la abadía de san Crispin el grande.Cuando el gremio de los zapateros fue establecido en la catedral de Paris en 1379 por el rey Carlos el sabio (1338-1380), los zapateros eligieron a San Crispín y San Crispiniano como sus santos patrones, celebrados formalmente el 25 de octubre .Se conservan todavía muchas imágenes de San Cripin y San Crispiniano en las capillas de las iglesias parroquiales donde los gremios de finales de la Edad Media rendían tributo a sus santos patrones en altares dedicados.